Valorar un inmueble es muy importante para muchas operaciones inmobiliarias y empresariales, que pueden ver cómo en la tasación de un solar, por ejemplo, influyen factores como la ubicación o la edificabilidad. Si hablamos de vivienda, hay que tener en cuenta la superficie construida, el estado de conservación o la iluminación.

Es muy importante tener en cuenta que el valor de un inmueble no tiene por qué coincidir con su precio, que es el importe que finalmente pactan comprador y vendedor para cerrar una operación. En este artículo te explicamos los criterios que suele tomar un tasador para hacer una valoración inmobiliaria, así como el proceso que se sigue hasta conseguirla. ¿Quieres saber cómo se hace la tasación de una vivienda?

El proceso de tasación de una vivienda.

Como cualquier otro encargo profesional, lo primero que debe hacer el tasador cuando una empresa o particular solicita una tasación es enviar un presupuesto del servicio para que, con el visto bueno del cliente, se ponga en marcha el procedimiento habitual de tasación.

El tasador suele pedir una copia de la escritura de adquisición de la vivienda y acudirá al Registro de la Propiedad para pedir una nota simple y comprobar los datos facilitados por el interesado. Al mismo tiempo, se contrasta toda la información con los datos de Catastro.

Todo ello se realiza con el objetivo de evitar sorpresas al interesado, verificando la titularidad real de los inmuebles o la posible existencia de cargas y obligaciones. Una vez terminado el proceso de comprobación de datos, el tasador recopila todas las pruebas necesarias para la valoración del inmueble: visita a la vivienda, muestreo del precio de la zona o cotejo de materiales de construcción. Finalmente, con todos los elementos objetivos y subjetivos del expediente, el tasador emitirá el informe correspondiente con la tasación final de la vivienda.

Factores más importantes en una tasación de una vivienda.

Un buen tasador debe conocer minuciosamente el mercado inmobiliario de la zona en que se encuentra. Solo así podrá realizar un trabajo profesional y veraz que sea de completa utilidad al cliente. Pese a que cada tasador tiene unos criterios para evaluar los inmuebles, existen unos elementos que son comunes a toda tasación. Son los siguientes:

  • Ubicación: el lugar donde se encuentre la vivienda es fundamental para conocer su valor. Lógicamente, existen diferencias entre un piso en el centro de Barcelona y otro similar en el extrarradio de Soria. Aquí influyen factores adicionales como el nivel de ruido -pensemos en una zona de ocio nocturno-, la posibilidad de aparcamiento o el acceso a diferentes servicios.
  • Superficie: evidentemente, uno de los elementos más importantes al valorar una vivienda es su superficie construida. No todo vale en esta premisa, pues hay que tener en cuenta el estado de conservación o la utilidad de esos metros.
  • Estado del edificio: si es una vivienda unifamiliar, este criterio es más evidente. Pero al tratarse de edificios comunitarios, el tasador comprobará el estado de conservación de los elementos comunes, el acabado exterior del bloque, la existencia de ascensor, la calidad de los materiales, etc.
  • Iluminación y vistas: aspecto fundamental en la tasación de una vivienda es su orientación. Es importante que un piso tenga luz natural y buenas vistas.
  • Eficiencia energética: en los últimos años se está tendiendo a valorar muy positivamente las medidas de ahorro energético en las viviendas, como un eficiente sistema de climatización o cierres y ventanas que aíslen del exterior, tanto acústica como energéticamente.

Una vez se valoren todas estas cuestiones, junto con otros criterios que el tasador pueda considerar relevantes, obtendremos un informe con la tasación de la vivienda y los aspectos más importantes de la misma.

Y tú, ¿necesitas una tasación online de vivienda? En Registro Directo nos encargamos de la tuya sin que tengas que preocuparte por nada. ¿Te ayudamos?

Solicitar ahora la Tasación Online de una vivienda y recibirla en menos de 8 horas.