Registro de Vehículos de DGT. Una aproximación a la problemática sobre el cambio de titularidad de los vehículos.

Es el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (D.G.T.) el encargado del control administrativo de la adscripción de titularidad de los vehículos de motor con matrícula en todo el territorio español, de forma que se puede precisar de una forma efectiva la titularidad de cada vehículo en cada momento, así como las diferentes vicisitudes que estos pueden tener en materia de tráfico.

Si bien este tipo de control administrativo del Registro por parte de la Dirección General de tráfico, puede resultar tranquilizadora a priori, lo cierto es que la traslación efectiva del vehículo (puesta a disposición en la venta), ofrece una inercia que discrepa grandemente de la que se puede deducir del informe de tráfico de un vehículo en un momento dado, en especial en ese periodo del trato de compra-venta.

No se trata sólo de la presunción de veracidad que tiene el informe de tráfico de un vehículo o en su caso el informe de tráfico de una matrícula, sino de la verdadera dificultad que este informe puede suponer si el vehículo es efectivamente transmitido sin que se haga efectiva la transmisión ante la Dirección General de Tráfico en cualquiera de sus Jefaturas Provinciales.
Desde hace unos años, la D.G.T. ha centrado sus esfuerzos en ordenar al máximo posible lo relativo a la inscripción de vehículos en su Registro General, así como los elementos técnicos y de carácter sancionador que puedan acompañarlos.

Esto resulta fácil de comprender, en especial en el supuesto de la comisión de una infracción grave en materia de tráfico en el lapso de tiempo que transcurre entre la transmisión efectiva del vehículo y la realizada ante el registro de vehículos de la D. G. T., es decir entre la entrega y la formalización del alta ante el Registro de vehículos de la D.G.T.

Desde hace unos años, la D.G.T. ha centrado sus esfuerzos en ordenar al máximo posible la materia relativa a la inscripción de vehículos en su Registro General, así como a los elementos técnicos y en materia sancionadora puedan acompañarlos. Estas circunstancias, acompañadas por una fuerte normativa sancionadora en materia de tráfico, han mediatizado grandemente la transmisión de los vehículos, llegando a ser de la mayor importancia el verificar casi a la vez la transmisión del vehículo con la efectiva inscripción en el Registro de vehículos de la Dirección General de tráfico.

Esta cuestión, resulta relativamente inquietante cuando la transmisión se realiza por medio de los cauces profesionales de gestores de vehículos y profesionales de la compraventa de vehículos, resultando, a sensu contrario, verdaderamente una preocupación cuando se realiza entre particulares.

Nuestro consejo profesional, es no bajar la guardia ante la actuación de intermediarios o vendedores de vehículos de ocasión y segunda mano y de igual forma ante particulares.

En el contrato de compraventa es interesante incluir la hora, minutos y fecha de entrega del vehículo.
Así, resultara de vital importancia, en evitación de molestias posteriores, la formalización de contrato de compraventa y la tenencia de una copia por parte del vendedor antes de la entrega efectiva del vehículo, así como del documento de identidad en España del comprador (no admitiendo otros), en el contrato es interesante incluir la hora, minutos y fecha de entrega del vehículo.

En el caso de factura, además, esta debe cumplir todas las formalidades mercantiles exigidas por la ley, con especial atención al domicilio, razón social, fecha de emisión y el CIF o DNI del intermediario. A estos efectos debemos tener presentes que la falta de ITV, seguro o exceso de velocidad nos pueden afectar directamente, ya que la realidad extrarregistral nos resultara de difícil verificación en evitación de estas sanciones.
Así mismo, se debe de solicitar al comprador la remisión de la copia del permiso de circulación a su nombre en el plazo de 15 días.

Además, no está de menos extremar las precauciones, en especial, en atención a los antecedentes de “picaresca” existente en esta materia, por ello , es altamente recomendable y saludable de cara a un futuro, comprar los vehículos una vez han sido contrastados todos los extremos en relación a la compra, de un lado los referentes a la titularidad pidiendo un informe en la DGT ante el Registro de Vehículos y de otro lado, mirando ante el Registro de Bienes Muebles si el vehículo posee cargas que puedan impedir o perjudicar una futura adquisición.
Desde luego es tremendamente sano, por parte del vendedor, comprobar ante el Registro de Vehículos de la DGT ,mediante informe del vehículo transmitido la inscripción efectiva de la transmisión y nueva titularidad como ya hemos comentado anteriormente.

Nos gustaría por nuestra parte, nos hiciera partícipes de cuantos problemas en esta materia le puedan surgir y de los que trataremos en adelante dar una solución lo más satisfactoria posible.

A continuación puede solicitar toda la información que hay disponible sobre cualquier vehículo a motor.