< link rel="alternate" type="application/rss+xml" title="RegistroDirecto » Feed" href="https://www.registrodirecto.es/blog/feed/" /> < link rel="alternate" type="application/rss+xml" title="RegistroDirecto » RSS de los comentarios" href="https://www.registrodirecto.es/blog/comments/feed/" /> El Registro de Vehículos y su competencia en materia de Tráfico

Competencia en materia de Tráfico del Registro de Vehículos.

Marco jurídico del Registro de Vehículos de la DGT.

Hoy trataremos de realizar una aproximación jurídica a la materia reguladora de tráfico y su desarrollo en el Registro de Vehículos de la DGT. Sólo abordaremos aquellos aspectos que consideramos interesantes para comprender y aproximarnos más a la realidad del Registro de Vehículos y la información de vehículos que contemplan y que pueden dispensar a través de una consulta por matrícula.

En primer lugar, debemos afirmar que se trata de materia reservada constitucionalmente al Estado, así el artículo 149.1.21 de la Constitución Española, atribuye al Estado la competencia exclusiva sobre el tráfico y circulación de vehículos a motor, entendiendo éstas, no solamente como las condiciones concernientes a la circulación, sino también las condiciones que deban llevar los vehículos que circulan, fijando y delimitando claramente el contenido del Registro de Vehículos.

La materia regulada, ofrece una complejidad técnica que ha sido abordada a través del desarrollo de la normativa existente, obligando a sucesivas reformas y adaptaciones según lo aconsejaba en cada momento la experiencia o lo requiere la extensísima reglamentación técnica de la materia, recogida tanto en las Directivas de la Unión Europea como en los anexos derivados del Acuerdo relativo al cumplimiento de condiciones uniformes de homologación y reconocimiento recíproco de la homologación de equipos y piezas de vehículos de motor hecho en Ginebra el 20 de marzo de 1958, que persiguen como uno de los objetivos prioritarios la armonización de las legislaciones de los Estados miembros de la Unión Europea relativas a la fabricación y uso de vehículos y de sus componentes y piezas, con el fin de lograr su aceptación recíproca entre todos los Estados miembros.

Sin embargo, debemos apuntar que toda esa evolución legislativa referente a la materia reguladora de vehículos, ha tenido que contemporizarse con las exigencias de cada momento implementándose desde el momento que han sido aplicadas y sin forzar la retroactividad.

La sistemática de adecuación a las condiciones o prescripciones técnicas de los vehículos para que sea admitida su circulación se ha realizado recogiendo exclusivamente a lo largo de su articulado aquellos preceptos que, en principio, se prevé van a tener el carácter de normas permanentes y que por su generalidad afectan a todos los conductores o titulares de vehículos, mientras que en los anexos recogen fundamentalmente normas de carácter técnico.

Todo ello se lleva a cabo a través de la exigencia de inscripción de los vehículos en el Registro de la Jefatura Central de Tráfico.

La conceptuación jurídica es clara tratando los vehículos como bienes muebles fácilmente identificables a través de sus placas de matrícula y el número del bastidor o de la estructura autoportante , haciéndolos susceptibles de determinada publicidad registral a través del Registro de Vehículos de la DGT y suministrando información de los vehículos , si bien el Registro de Vehículos, tiene carácter puramente administrativo, a diferencia del Registro de Bienes Muebles, en el que se inscriben los actos por los que se crean, modifican o extinguen aquellas garantías o gravámenes, a los efectos de dotarles de la adecuada publicidad y consiguiente oponibilidad frente a terceros carácter que no otorga la ley al registro de vehículos.

Así, los datos que figuran en el Registro de Vehículos carecen pues de efectos sustantivos civiles, según se desprende además de una abundantísima jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, en especial cuando se declara que el derecho de la propiedad está desvinculado en términos generales de lo que se halla dispuesto en el Código de la Circulación sobre matriculación, permiso de circulación, registro-archivo de la Jefatura Provincial y Registro General de la Jefatura Central de Tráfico y transferencias.

Pero junto a este carácter o naturaleza estrictamente administrativa, tradicional del Registro de Vehículos, presenta también importantes innovaciones como la de adoptar para su funcionamiento medios informáticos, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 38 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, la de tener una función coadyuvante de las distintas Administraciones Públicas, órganos judiciales y Registros con los que se relaciona y la de comprobación de la existencia del seguro obligatorio de automóviles, previéndose además la posibilidad de organizar Registros especiales o auxiliares.

En lo referente a la matriculación de vehículos, merecen especial mención la obligación de matriculación de los ciclomotores por las Jefaturas de Tráfico por lo que constarán en el Registro de Vehículos de la DGT con ésta, aspectos como la rematriculación, que se matricule el vehículo no sólo a nombre del propietario, como exigía el Código de la Circulación en el artículo 242, sino también a nombre del arrendatario, bien con opción de compra, como el supuesto de arrendamiento financiero o leasing, o bien bajo otras modalidades de arrendamiento con arraigo en el mercado, como los arrendamientos a largo plazo (renting), y también, las autorizaciones y condiciones de los denominados trenes turísticos para que les sea permitida su circulación por las vías públicas.

Por lo que respecta a los cambios de titularidad del vehículo, se regulan los procedimientos a seguir para las transferencias de vehículos, distinguiendo las transmisiones entre personas que no se dedican a la compraventa de vehículos de aquéllas en las que intervienen vendedores de vehículos, con lo que se modifica sustancialmente el procedimiento regulado en el artículo 247 del Código de la Circulación.

Dado el carácter eminentemente administrativo del Registro de Vehículo, el incumplimiento de la obligación de notificación del transmitente sólo tiene transcendencia a los efectos de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, , por lo tanto, en el orden puramente administrativo, ya que , la compraventa se perfecciona y la transmisión de la propiedad se efectúa antes de la notificación e inscripción en el Registro de Vehículos, si bien constituye una exigencia administrativa o fiscal por lo tanto sancionable con carácter administrativo.

Como se puede ver, el Registro de Vehículos cumple una importante labor de integración, apoyo e información de todo un complejo sistema normativa que se apoya y fundamenta en el hecho de la circulación, la propiedad de los vehículos, los elementos y dispositivos técnicos, la seguridad vial y la armonización con la normativa comunitaria y de sostenibilidad del medio ambiente, redundando en la seguridad jurídica del titular inscrito en el Registro de Vehículos y de todos aquellos que puedan tener interés, así como en cumplimiento o servicio al interés general.

Desde aquí puede consultar las dudas que tenga referentes al Registro de Vehículos o al Registro de Bienes Muebles. Y también puede solicitar Nota Informativa del Registro de Vehículos de DGT y del Registro de Bienes Muebles de toda España.

Solicite online el informe de matrícula del Registro de Vehículos DGT del vehículo que le interesa:

  • Sin cita previa.
  • Sin desplazamientos.
  • Sin colas ni esperas.

Y reciba el informe en su correo electrónico.