La matrícula de un vehículo es una combinación de caracteres alfabéticos y numéricos que identifican de forma única un vehículo. Consiste en una placa metálica de forma rectangular, en la mayor parte de los casos, en la que se graban los caracteres. En España, todos los vehículos a motor aptos para circular por vias públicas deben llevar una placa con la matrícula en la parte frontal y otra en la parte trasera.

La competencia en la asignación de la matrícula corresponde a DGT, Dirección General de Tráfico.

A lo largo de los años, los formatos de las matrículas ha ido adaptándose según se agotaban los modelos de asignación. Así, se ha pasado de un modelo de matrícula en el que se indicaba el origen del vehículo con las iniciales de la provincia de matriculación a otro completamente opaco en este sentido, dotando de mayor flexibilidad y número de combinaciones por una parte, y facilitando por otra la movilidad de los vehículos de ocasión por toda la geografía española sin que su provincia de origen represente un argumento a favor o en contra.

Solicite a continuación los informes que necesite sólo indicando la matrícula.