La Inmatriculación es el acto por por el que se inscribe por primera vez una finca en el Registro de la Propiedad.

La Inmatriculación de una finca se puede realizar por algunos de los procedimientos previstos en el artículo 199 de la Ley Hipotecaria.