Un expediente de dominio es, básicamente, un procedimiento judicial que se regula en la Ley Hipotecaria y se prevé para inmatricular fincas que no estén inscritas a favor de nadie, y por lo tanto no se puede obtener una Nota Simple. En la legislación hipotecaria española, la inmatriculación es el acto por el que una finca ingresa por primera vez en el Registro de la Propiedad . La inmatriculación es el inicio del historial jurídico de una finca en el Registro de la Propiedad.


La legislación hipotecaria contempla la posibilidad de iniciar tres tipos diferentes de expediente de dominio según su finalidad:
  • De inmatriculación: Se realiza para incluir por primera vez una finca en el Registro de la Propiedad con una primera inscripción a favor de la persona o personas que inicia el expediente de dominio.
  • De exceso de cabida: Se inicia para hacer coincidir la superficie real de una finca  y la que que consta registrada. Con este expediente de dominio se inscriben los excesos de cabida que producen  bien por error de inicio, bien porque ha variado la finca desde su inmatriculación.
  • De reanudación del tracto sucesivo: Se produce cuando un propietario de una finca no puede registrar su título porque lo ha comprado a una persona que, previamente, no ha registrado el título por el que adquirió la finca.

Vemos que, aunque inicialmente es utilizado para la inmatriculación de fincas, el expediente de dominio es una herramienta jurídica que podemos utilizar para normalizar otras situaciones bastante frecuentes en la realidad hipotecaria.

Abordaremos este trámite en próximos artículos a lo largo de este blog.

A continuación puede solicitar una Nota Simple o una Nota de Localización por titular.