Antes de comprar un vehículo de segunda mano, mercado que continúa en auge y cada vez con mayores posibilidades, se deben realizar una serie de gestiones y comprobaciones tendentes a asegurarnos de que la operación será un éxito.

Si usted está pensando en hacerse con un coche de ocasión, sepa cómo comprobar si el vehículo está embargado. De no hacer esta comprobación, podría encontrarse con desagradables consecuencias que le harían incluso perder el dinero entregado al comprador y responder de deudas ajenas.

Comprobar el embargo de un vehículo con el Informe de la DGT

La información que la Dirección General de Tráfico tiene de todos los vehículos del parque automovilístico de España es pública, y cualquiera puede acceder a ellos para hacer las comprobaciones pertinentes antes de comprar un coche de segunda mano.

Para comprobar el embargo del vehículo, solo necesitará saber el número de matrícula del vehículo, con lo que podrá obtener un documento con la siguiente información:

  • Datos del actual propietario.
  • Lugar de fabricación y fecha de primera matriculación, así como de las posteriores rematriculaciones.
  • Uso del coche; una información interesante si ha servido de taxi o vehículo de autoescuela.
  • Número de kilómetros.
  • Circunstancias especiales, como embargos anotados sobre el vehículo o un posible robo denunciado por el verdadero propietario.
  • Igualmente, aparecerán datos sobre exportación o importación del vehículo, la posible pendencia del pago del impuesto de circulación, si ha sido objeto de renting, etc.

En caso de que el vendedor le esté ocultando el embargo del vehículo, podrá usted comprobarlo con este documento.

Si usted quiere solicitar un Informe de Tráfico, o Informe de Matrícula de la DGT, puede hacerlo a través de Registro Directo, la forma más sencilla y rápida de obtener la información deseada.

¿Por qué el vehículo está embargado?

Si en el Informe de Tráfico aparece un embargo sobre el vehículo que usted quiere adquirir, la causa puede ser el impago de las cuotas del préstamo con el que se adquirió por el vendedor.

Aunque también puede haber sido embargado por cualquier otra deuda de su propietario, siempre que el embargo provenga de un proceso judicial o de una reclamación administrativa.

Independientemente de la procedencia de la deuda que originó el embargo del vehículo, el propietario puede seguir utilizándolo hasta que se decreta su precinto, es decir, la ejecución práctica de ese embargo, que suele acabar en la subasta del coche.

Por tanto, el vendedor de un vehículo embargado puede transferirlo mientras no esté precintado.

 

Para conocer el motivo y el titular del embargo de un vehículo el informe definitivo es el del Registro de Bienes Muebles.

Solicitar Informe del Registro de Bienes Muebles

 

¿Puedo comprar un coche embargado?

Ya hemos visto que se puede realizar una operación de compraventa sobre un vehículo embargado, pero… ¿qué consecuencias tiene para el comprador?

Si usted es quien adquiere el automóvil, debe diferenciar dos supuestos: si compró antes de que el embargo se anotara en el Registro de la DGT, no debe temer pues la ley le ampara y cualquier reclamación recaerá sobre en anterior propietario. Además, podrá usted demandarle por estafa.

Sin embargo, si usted compra un vehículo con la orden de embargo ya inscrita, responderá de la deuda y la responsabilidad será suya, pues se trata de una información a la que tiene acceso por ser pública y estaría comprando asumiendo las consecuencias.

La DGT inscribirá el vehículo a su nombre, pero le advertirá de la deuda que arrastra.

Por todo esto, solicitar un Informe de Matrícula de la DGT para comprobar si el vehículo está embargado es de suma importancia antes de comprar un coche de segunda mano. Porque un sencillo trámite puede ahorrarle muchos problemas posteriores…

 

Solicitar Informe de Antecedentes de un Vehículo