Pasos necesarios para cancelar una hipoteca en el Registro de la Propiedad

Pese a la situación económica general o particular, los ciudadanos nos vemos obligados a seguir pagando los plazos del préstamo hipotecario y algunos afortunados, incluso, pueden suprimir esa hipoteca después de varios años de religioso cumplimiento. Si usted es uno de ellos, sepa cómo cancelar una hipoteca en el Registro de la Propiedad y evitar gastos extraordinarios y demoras innecesarias.

Por qué debe cancelar la hipoteca en el Registro de la Propiedad

En primer lugar, hay que señalar que no son pocas las hipotecas que, aún totalmente liquidadas con la entidad bancaria, siguen “vivas” en el Registro de la Propiedad. No obstante, hay que saber que la hipoteca, una vez pagada, muere. Y, como cualquier difunto, necesita un entierro. Razones higiénicas y de seguridad jurídica así lo aconsejan.

Pero no tema: la hipoteca, como cualquier muerto, no puede resucitar. Puede permanecer indefinidamente y no es obligatoria su cancelación en el Registro de la Propiedad, pero… ¿por qué debemos hacerlo?

Simplemente, para evitar que terceras personas puedan desconfiar del total pago del préstamo que originó la hipoteca. Por ejemplo, si usted desea vender un piso de su propiedad, es más que probable que el comprador exija que dicho inmueble aparezca totalmente libre de cargas en la nota simple.

Solicitar Nota Simple del Registro de la Propiedad

Pasos para cancelar una hipoteca del Registro

Es posible ahorrar algunos euros si usted mismo se encarga de la cancelación de la hipoteca del Registro. Es cierto que los pasos son simples y puede realizarlos usted personalmente, pero considere encargar este trámite a un gestor competente si no dispone de todo el tiempo que le gustaría.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Solicitar al banco el “Certificado de deuda cero”. Por supuesto, una vez pagado el último céntimo del préstamo y la comisión por cancelación del mismo, en caso de venir reflejado en la escritura de préstamo hipotecario.
  2. Con el certificado anterior, debe acudir a una Notaría y pedir cita para firmar la escritura de cancelación. Es conveniente ponerse de acuerdo con la entidad bancaria para concertar esta cita.
  3. Tras firmar la cancelación, hay que liquidar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Normalmente, la propia Notaría suele rellenar el formulario, que usted debe presentar en una oficina liquidadora antes de proceder a la cancelación de la hipoteca en el Registro de la Propiedad.
  4. Con una copia del formulario anterior y la escritura de cancelación, deberá ir al Registro de la Propiedad donde radique el inmueble y solicitar la cancelación de la hipoteca que pesa sobre su bien.
  5. Por último, aunque no es obligatorio, es recomendable solicitar una Nota Simple del bien, para asegurarse de que la cancelación se ha hecho efectiva. Si lo desea, puede solicitar esta Nota a través del servicio de RegistroDirecto de manera cómoda y rápida.

Qué debo pagar al cancelar una hipoteca

Todo el papeleo anterior conlleva una serie de gastos que tiene que conocer antes de proceder a cancelar su hipoteca en el Registro de la Propiedad. Los gastos obligatorios son los de Notaría y Registro de la Propiedad. Desconfíe de cualquier otro gasto que le exijan.

Por ejemplo, es frecuente que alguno bancos pidan una comisión por la emisión del ·Certificado de deuda cero”, pero el Banco de España es muy claro cuando afirma que no podrán cobrarse comisiones al cliente por la mera entrega al mismo de la justificación acreditativa del pago o por el desplazamiento del representante de la entidad a Notaría.

Por tanto, salvo que usted encargue al banco las gestiones para cancelar una hipoteca, no debe abonar nada. De hecho, es más que probable que le devuelvan las cantidades entregadas si reclama posteriormente ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

Del mismo modo, si en los habituales procesos de fusión y absorción de entidades bancarias se da el caso de que la cancelación de la hipoteca la haga un banco diferente al que la concesión, cualquier gasto registral derivado de ello debe soportarlo el propio banco, nunca el cliente. El Impuesto de Actos Jurídicos también está exento de pago.

El precio total por cancelar una hipoteca en el Registro suele estar entre los 115 € y los 200 € -honorarios de notario y registrador, aunque puede aumentar en función del importe del préstamo.
Finalmente, debe usted saber que la hipoteca también se extingue por sí sola, sin generar gasto alguno, una vez pasen 20 años desde su último plazo de pago. Eso sí, tendrá que plantearse si le merece la pena esperar tanto tiempo…

Solicitar Nota Simple del Registro de la Propiedad